Fotografía A Color: Historia, Enfoques, Técnicas, Preservación

La fotografía a color, es una fotografía que utiliza medios capaces de reproducir colores. Por el contrario, la fotografía en blanco y negro (monocromática) solo registra un único canal de luminancia (brillo) y utiliza medios que solo pueden mostrar tonos de gris.

En la fotografía en color, los sensores electrónicos o productos químicos sensibles a la luz registran la información del color en el momento de la exposición. Esto generalmente se hace analizando el espectro de colores en tres canales de información, uno dominado por rojo, otro por verde y el tercero por azul, en imitación de la forma en que el ojo humano normal detecta el color.

fotografía a color

La información grabada se utiliza para reproducir los colores originales mezclando diversas proporciones de luz roja, verde y azul (color RGB, utilizado por pantallas de video, proyectores digitales y algunos procesos fotográficos históricos), o mediante el uso de tintes o pigmentos para eliminar diversas proporciones de rojo, verde y azul que están presentes en luz blanca (color CMY, utilizado para impresiones en papel y transparencias en película).

Las imágenes monocromáticas que se han “coloreado” al teñir las áreas seleccionadas a mano o mecánicamente o con la ayuda de una computadora son “fotografías coloreadas”, no “fotografías en color”. Sus colores no dependen de los colores reales de los objetos fotografiados y pueden ser muy inexactos o completamente arbitrarios.

La base de prácticamente todos los procesos de color prácticos, el método de tres colores fue sugerido por primera vez en un artículo de 1855 por el físico escocés James Clerk Maxwell, con la primera fotografía en color producida por Thomas Sutton para una conferencia de Maxwell en 1861. Ha sido la forma dominante en la fotografía desde la década de 1970, con fotografías monocromas principalmente relegadas a nichos de mercado como la fotografía artística.

Historia

Experimentos tempranos

La fotografía en color se intentó a partir de la década de 1840. Los primeros experimentos se dirigieron a encontrar una “sustancia de camaleón” que asumiría el color de la luz que cae sobre ella. Algunos resultados tempranos alentadores, típicamente obtenidos al proyectar un espectro solar directamente sobre la superficie sensible, parecían prometer el éxito final, pero la imagen comparativamente oscura formada en una cámara requería exposiciones que duraban horas o incluso días.

La calidad y el alcance del color a veces se limitaban principalmente a los colores primarios, como en el proceso “Hillotype” químicamente complicado inventado por el daguerrotipista estadounidense Levi Hill alrededor de 1850. Otros experimentadores, como Edmond Becquerel, lograron mejores resultados pero no pudieron encontrar ninguna forma para evitar que los colores se desvanezcan rápidamente cuando las imágenes se exponen a la luz para su visualización.

Durante las siguientes décadas, los experimentos renovados a lo largo de estas líneas periódicamente levantaron esperanzas y luego las desvanecieron, sin producir nada de valor práctico.

Un enfoque completamente diferente al color

Gabriel Lippmann es recordado como el inventor de un método para reproducir colores por fotografía, basado en el fenómeno de interferencia, que le valió el Premio Nobel de Física en 1908.

En 1886, el interés de Lippmann se había centrado en un método para fijar los colores del espectro solar en una placa fotográfica. El 2 de febrero de 1891, anunció a la Academia de Ciencias: “He logrado obtener la imagen del espectro con sus colores en una placa fotográfica en la que la imagen permanece fija y puede permanecer a la luz del día sin deterioro”. En abril de 1892, pudo informar que había logrado producir imágenes en color de un vitral, un grupo de banderas, un cuenco de naranjas con una amapola roja y un loro multicolor. Presentó su teoría de la fotografía en color utilizando el método de interferencia en dos documentos para la Academia, uno en 1894 y el otro en 1906.

fotografía a color

Procesos tricolores

El método de tres colores, que es la base de prácticamente todos los procesos de color prácticos, ya sea químico o electrónico, fue sugerido por primera vez en un artículo de 1855 sobre la visión del color por el físico escocés James Clerk Maxwell.

Se basa en la teoría de Young-Helmholtz de que el ojo humano normal ve el color porque su superficie interna está cubierta con millones de células de cono entremezcladas de tres tipos: en teoría, un tipo es más sensible al final del espectro que llamamos “rojo” “, otro es más sensible a la región media o” verde “, y un tercero que es más fuertemente estimulado por” azul”.

Los colores nombrados son divisiones algo arbitrarias impuestas en el espectro continuo de luz visible, y la teoría no es una descripción completamente precisa de la sensibilidad del cono. Pero la simple descripción de estos tres colores coincide bastante con las sensaciones experimentadas por el ojo que cuando se utilizan estos tres colores, los tres tipos de conos se estimulan de manera adecuada y desigual para formar la ilusión de varias longitudes de onda intermedias de luz.

En sus estudios sobre la visión del color, Maxwell demostró, utilizando un disco giratorio con el que podía alterar las proporciones, que cualquier tonalidad o tono gris se podía obtener mezclando solo tres colores puros de luz: rojo, verde y azul, en proporciones eso estimularía los tres tipos de células a los mismos grados bajo condiciones particulares de iluminación.

Para enfatizar que cada tipo de célula por sí misma no veía el color, sino que simplemente se estimulaba más o menos, dibujó una analogía con la fotografía en blanco y negro: si se tomaban tres fotografías incoloras de la misma escena a través de rojo, verde y azul filtros y transparencias (“diapositivas”) hechas de ellos se proyectaron a través de los mismos filtros y se superpusieron a una pantalla, el resultado sería una imagen que reproducía no solo rojo, verde y azul, sino todos los colores en la escena original.

La primera fotografía a color realizada según la prescripción de Maxwell, un conjunto de tres “separaciones de color” monocromáticas, fue tomada por Thomas Sutton en 1861 para ilustrar una conferencia sobre el color de Maxwell, donde se mostró en color mediante el método de proyección triple. El sujeto de prueba fue un arco hecho de cinta con rayas de varios colores, aparentemente incluyendo rojo y verde. Durante la conferencia, que trataba sobre física y fisiología, no sobre fotografía, Maxwell comentó sobre la inadecuación de los resultados y la necesidad de un material fotográfico más sensible a la luz roja y verde.

Un siglo más tarde, los historiadores quedaron desconcertados por la reproducción de cualquier color rojo, porque el proceso fotográfico utilizado por Sutton era para todos los propósitos prácticos totalmente insensible a la luz roja y solo marginalmente sensible al verde. En 1961, los investigadores encontraron que muchos tintes rojos también reflejan la luz ultravioleta, casualmente transmitida por el filtro rojo de Sutton, y conjeturaron que las tres imágenes probablemente se debían a longitud de onda ultravioleta, azul verdosa y azul, en lugar de a roja, verde y azul.

Color aditivo

Crear colores mezclando luces de colores (generalmente rojo, verde y azul) en varias proporciones es el método aditivo de reproducción del color. Las pantallas de video en color LCD, LED, plasma y CRT (tubo de imagen) utilizan este método. Si una de estas pantallas se examina con una lupa lo suficientemente fuerte, se verá que cada píxel está compuesto en realidad por subpíxeles rojos, verdes y azules que se mezclan a distancias de visualización normales, reproduciendo una amplia gama de colores, así como blancos y sombras de gris. Esto también se conoce como el modelo de color RGB.

Color sustractivo

fotografía a color

Las mismas tres imágenes tomadas a través de filtros rojo, verde y azul que se utilizan para la síntesis de color aditiva también pueden usarse para producir impresiones en color y transparencias mediante el método sustractivo, en el que los colores se restan de la luz blanca mediante tintes o pigmentos.

En fotografía, los colores del tinte son normalmente cian, un azul verdoso que absorbe rojo; magenta, un rosa violáceo que absorbe verde; y amarillo, que absorbe azul. La imagen filtrada en rojo se usa para crear una imagen de tinte cian, la imagen filtrada en verde para crear una imagen de tinte magenta y la imagen de filtro azul para crear una imagen de tinte amarillo. Cuando las tres imágenes de tinte se superponen, forman una imagen de color completa.

Esto también se conoce como el modelo de color CMYK. La “K” es un componente negro normalmente agregado en chorro de tinta y otros procesos de impresión mecánica para compensar las imperfecciones de las tintas de color utilizadas, que idealmente deberían absorber o transmitir varias partes del espectro pero no reflejar ningún color, y mejorar definición de imagen.

Al principio, puede parecer que cada imagen debe imprimirse en el color del filtro utilizado para fabricarla, pero al seguir un color determinado a lo largo del proceso, la razón para imprimir en colores complementarios debería ser evidente. Un objeto rojo, por ejemplo, será muy pálido en la imagen filtrada roja pero muy oscuro en las otras dos imágenes, por lo que el resultado será un área con solo un rastro de cian, que absorberá solo un poco de luz roja, pero una gran cantidad de magenta y amarillo, que en conjunto absorben la mayor parte de la luz verde y azul, dejando principalmente la luz roja reflejada desde el papel blanco en el caso de una impresión, o transmitida a través de un soporte transparente en el caso de una transparencia.

Antes de las innovaciones técnicas de los años 1935 a 1942, la única forma de crear una impresión o transparencia a todo color substractiva era mediante uno de varios procedimientos intensivos en mano de obra y largos. Más comúnmente, tres imágenes de pigmentos se crearon por separado por el llamado proceso de carbono y luego se combinaron cuidadosamente en el registro. Algunas veces, se usaron procesos relacionados para hacer tres matrices de gelatina que se tiñeron y se ensamblaron o se usaron para transferir las tres imágenes de colorante a una capa única de gelatina recubierta sobre un soporte final.

La tonificación química podría usarse para convertir tres imágenes de plata en blanco y negro en imágenes de cian, magenta y amarillo que luego se ensamblaron. En algunos procesos, las tres imágenes se crearon una encima de la otra mediante operaciones repetidas de recubrimiento o reensibilización, registro negativo, exposición y desarrollo.

Se idearon y comercializaron varias variaciones durante la primera mitad del siglo XX, algunas de corta duración, otras, como el proceso Trichrome Carbro, que perduraron durante varias décadas. Debido a que algunos de estos procesos permiten que se use materia colorante muy estable y ultrarrápida, produciendo imágenes que pueden permanecer prácticamente sin cambios durante siglos, todavía no están del todo extintas.

Louis Ducos du Hauron, cuya amplia patente francesa de 1868 también incluía los conceptos básicos de la mayoría de los procesos fotográficos en color que se desarrollaron posteriormente, fue pionera en la producción de impresiones fotográficas tricolores en papel. Para hacer los tres negativos filtrados por color necesarios, fue capaz de desarrollar materiales y métodos que no eran tan completamente ciegos a la luz roja y verde como los utilizados por Thomas Sutton en 1861, pero aún eran muy insensibles a esos colores.

Los tiempos de exposición fueron imprácticamente largos, el negativo filtrado en rojo o anaranjado requirió horas de exposición en la cámara. Sus primeras impresiones en color supervivientes son “impresiones solares” de flores y hojas prensadas, y cada uno de los tres negativos se ha realizado sin una cámara al exponer la superficie sensible a la luz solar directa pasando primero a través de un filtro de color y luego a través de la vegetación. Sus primeros intentos se basaron en los colores rojo-amarillo-azul que luego se usaron para los pigmentos, sin inversión de color. Más tarde usó los colores primarios de luz con inversión de color.

Sensibilización de color

Siempre que los materiales fotográficos sean útilmente sensibles solo al azul verdoso, azul, violeta y ultravioleta, la fotografía tricolor nunca podría ser práctica. En 1873, el químico alemán Hermann Wilhelm Vogel descubrió que la adición de pequeñas cantidades de ciertos tintes de anilina a una emulsión fotográfica podría agregar sensibilidad a los colores que los tintes absorbían. Identificó tintes que sensibilizaron de forma diversa para todos los colores previamente inefectivos, excepto el verdadero rojo, al que solo se podía agregar un rastro marginal de sensibilidad.

En el año siguiente, Edmond Becquerel descubrió que la clorofila era un buen sensibilizador para el rojo. Aunque pasarían muchos años antes de que estos sensibilizadores (y mejores desarrollados posteriormente) encontraran mucho uso más allá de las aplicaciones científicas como la espectrografía, Louis Ducos du Hauron, Charles Cros y otros pioneros de la fotografía en color adoptaron rápidamente y con entusiasmo.

Los tiempos de exposición para los colores “problemáticos” ahora se pueden reducir de horas a minutos. A medida que las emulsiones de gelatina cada vez más sensibles reemplazaban los viejos procesos de colodión húmedo y seco, los minutos se convirtieron en segundos. Los nuevos tintes sensibilizantes introducidos a principios del siglo XX hicieron eventualmente posibles exposiciones de color “instantáneas”.

Cámaras a color

Hacer separaciones de color recargando la cámara y cambiando el filtro entre las exposiciones era inconveniente, añadía retrasos a los tiempos de exposición ya largos y podía ocasionar que la cámara fuera desplazada accidentalmente de su posición. Para mejorar la toma de fotografías real, varios experimentadores diseñaron una o más cámaras especiales para fotografía en color. Por lo general, eran de dos tipos principales.

El primer tipo usaba un sistema de superficies parcialmente reflectantes para dividir la luz que entraba por la lente en tres partes, cada parte pasaba a través de un filtro de color diferente y formaba una imagen separada, de modo que las tres imágenes podían fotografiarse al mismo tiempo en tres placas (la película flexible aún no había reemplazado a las placas de vidrio como soporte de la emulsión) o diferentes áreas de una placa. Más tarde conocidas como cámaras “one-shot”, las versiones refinadas continuaron utilizándose incluso en la década de 1950 con fines especiales, como la fotografía comercial para su publicación, en la que finalmente se requería un juego de separaciones de color para preparar las planchas de impresión.

El segundo tipo, conocido diversamente como una cámara trasera, repetidora o retroceso múltiple, todavía exponía las imágenes de a una por vez pero utilizaba un soporte deslizante para los filtros y placas que permitía que cada filtro y el área de emulsión no expuesta correspondiente se transfirieran rápidamente desplazado en su lugar.

El profesor alemán de fotoquímica Adolf Miethe diseñó una cámara de alta calidad de este tipo que fue introducida comercialmente por Bermpohl en 1903. Probablemente esta cámara Miethe-Bermpohl fue utilizada por el alumno de Miethe, Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii, para hacer su ahora famoso color fotográfico encuestas de Rusia antes de la revolución de 1917. Una variante sofisticada, patentada por Frederic Eugene Ives en 1897, fue impulsada por un mecanismo de relojería y podría ajustarse para hacer automáticamente cada una de las exposiciones por un período de tiempo diferente de acuerdo con las sensibilidades de color particulares de la emulsión utilizada.

De lo contrario, a veces se intentaron cámaras simples con múltiples lentes filtradas a color, pero a menos que todo en la escena estuviese a una gran distancia, o todo en un plano a la misma distancia, la diferencia en los puntos de vista de las lentes completamente “registrar” todas las partes de las imágenes resultantes al mismo tiempo.

La fotografía a color sale del laboratorio

fotografía a color

Antes de finales de la década de 1890, la fotografía en color era estrictamente el dominio de unos pocos experimentadores intrépidos dispuestos a construir sus propios equipos, hacer sus propias emulsiones fotográficas que sensibilizan el color, fabricar y probar sus propios filtros de color y dedicar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo para sus búsquedas.

Hubo muchas oportunidades para que algo saliera mal durante la serie de operaciones requeridas y los resultados sin problemas fueron raros. La mayoría de los fotógrafos todavía consideraban la idea de la fotografía en color como un sueño imposible, algo que solo los locos y los estafadores afirmarían haber logrado.

En 1898, sin embargo, fue posible comprar el equipo requerido y los suministros ya hechos. Ya se encontraban en el mercado dos placas fotográficas adecuadas para personas sensibles al rojo, y dos sistemas muy diferentes de fotografía en color con los que se pueden describir tentadoramente en revistas fotográficas durante varios años, finalmente se pusieron a disposición del público.

El segundo tipo, conocido diversamente como una cámara trasera, repetidora o retroceso múltiple, todavía exponía las imágenes de a una por vez pero utilizaba un soporte deslizante para los filtros y placas que permitía que cada filtro y el área de emulsión no expuesta correspondiente se transfirieran rápidamente desplazado en su lugar.

El profesor alemán de fotoquímica Adolf Miethe diseñó una cámara de alta calidad de este tipo que fue introducida comercialmente por Bermpohl en 1903.

Probablemente esta cámara Miethe-Bermpohl fue utilizada por el alumno de Miethe, Sergei Mikhailovich Prokudin-Gorskii, para hacer su ahora famoso color fotográfico encuestas de Rusia antes de la revolución de 1917. Una variante sofisticada, patentada por Frederic Eugene Ives en 1897, fue impulsada por un mecanismo de relojería y podría ajustarse para hacer automáticamente cada una de las exposiciones por un período de tiempo diferente de acuerdo con las sensibilidades de color particulares de la emulsión utilizada.

De lo contrario, a veces se intentaron cámaras simples con múltiples lentes filtradas a color, pero a menos que todo en la escena estuviese a una gran distancia, o todo en un plano a la misma distancia, la diferencia en los puntos de vista de las lentes completamente “registrar” todas las partes de las imágenes resultantes al mismo tiempo.

La era de la placa de pantalla

La alternativa más simple y algo más económica fue el proceso de Joly Screen. Esto no requirió una cámara o visor especial, solo un filtro de compensación de color especial para la lente de la cámara y un soporte especial para las placas fotográficas. El soporte contenía el corazón del sistema: una placa de cristal transparente en la que se habían dispuesto líneas muy finas de tres colores en un patrón repetitivo regular, cubriendo completamente su superficie.

La idea era que en lugar de tomar tres fotografías completas separadas a través de tres filtros de colores, los filtros pudieran tener la forma de un gran número de tiras muy estrechas (las líneas de color) permitiendo que la información de color necesaria se grabara en una sola imagen compuesta. Después de que se desarrolló el negativo, se imprimió una transparencia positiva y una pantalla de visualización con líneas rojas, verdes y azules en el mismo patrón que las líneas de la pantalla de toma se aplicaron y alineó cuidadosamente.

Los colores aparecieron como por arte de magia. La transparencia y la pantalla se parecían mucho a la capa de elementos de cristal líquido monocromático y la superposición de rayas finas de color rojo, verde y azul que crean la imagen en color en una pantalla LCD típica. Esta fue la invención del científico irlandés John Joly, aunque él, como muchos otros inventores, finalmente descubrió que su concepto básico había sido anticipado en la patente de 1868 de Louis Ducos du Hauron, expirada hace mucho tiempo.

Tripacks

Louis Ducos du Hauron sugirió usar un sándwich de tres emulsiones de grabación de color diferentes en soportes transparentes que podrían exponerse juntas en una cámara normal, luego desmontarse y utilizarse como cualquier otro conjunto de separaciones de tres colores.

El problema era que aunque dos de las emulsiones podrían estar en contacto cara a cara, la tercera debería estar separada por el grosor de una capa de soporte transparente. Debido a que todas las emulsiones de haluro de plata son intrínsecamente sensibles al azul, la capa de grabación azul debe estar en la parte superior y tener una capa de filtro amarilla que bloquea el azul detrás de ella.

Esta capa de grabación azul, utilizada para hacer la impresión amarilla que podría permitirse ser “suave”, terminaría produciendo la imagen más nítida. Las dos capas detrás de ella, una sensibilizada al rojo pero no al verde y la otra al verde pero no al rojo, sufrirían la dispersión de la luz al pasar a través de la emulsión superior, y una o ambas sufrirían más por estar separadas de ella.

A pesar de estas limitaciones, algunos “tripacks” se produjeron comercialmente, como el “Hiblock” de Hess-Ives, que intercalaba una emulsión en una película entre emulsiones recubiertas con placas de vidrio. Durante un breve período a principios de la década de 1930, la compañía estadounidense Agfa-Ansco produjo Colorol, un Tripacks de rollo de película para cámaras instantáneas. Las tres emulsiones estaban en bases de película inusualmente delgadas.

Después de la exposición, el rollo se envió a Agfa-Ansco para su procesamiento y los triples negativos se devolvieron al cliente con un conjunto de impresiones en color. Las imágenes no eran nítidas y el color no era muy bueno, pero eran instantáneas genuinas de “color natural”.

Los “Bipacks” que usan solo dos emulsiones cara a cara fueron objeto de cierto desarrollo. Aunque la gama de colores que podía reproducir solo dos componentes era limitada, los tonos de piel y la mayoría de los colores de cabello y ojos se podían representar con una fidelidad sorprendente, por lo que los procesos de bipack son una opción viable para los retratos en color.

En la práctica comercial, sin embargo, el uso de bipacks se limitaba casi por completo a sistemas de cine en dos colores. Si las tres capas de emulsión en un tripack no tienen que separarse para producir las imágenes de tinte cian, magenta y amarillo de ellas, podrían recubrirse directamente una encima de la otra, eliminando los problemas más graves. De hecho, se estaba desarrollando cierta magia química que lo haría posible.

Película en color desde la década de 1930

En 1935, el estadounidense Eastman Kodak presentó la primera película en color “tripack integral” moderna y la llamó Kodachrome, un nombre reciclado de un proceso de dos colores anterior y completamente diferente. Su desarrollo fue dirigido por el equipo improbable de Leopold Mannes y Leopold Godowsky, Jr. (apodado “Hombre” y “Dios”), dos músicos clásicos de gran prestigio que habían comenzado a retocar los procesos fotográficos en color y terminaron trabajando con los Laboratorios de Investigación Kodak.

 Kodachrome tenía tres capas de emulsión recubiertas en una sola base, cada capa registraba una de las tres primarias aditivas, rojo, verde y azul. De acuerdo con el viejo lema de Kodak “presiona el botón, nosotros hacemos el resto”, la película simplemente se cargó en la cámara, se expuso de forma ordinaria y luego se envió por correo a Kodak para su procesamiento.

La parte complicada, si se ignoran las complejidades de la fabricación de la película, fue el procesamiento, que implicó la penetración controlada de sustancias químicas en las tres capas de la emulsión. Solo una descripción simplificada del proceso es apropiada en una breve historia: a medida que cada capa se desarrollaba en una imagen plateada en blanco y negro, un “acoplador de tinte” agregado durante esa etapa de desarrollo causaba una imagen de colorante cian, magenta o amarillo a ser creado junto con eso. Las imágenes de plata se eliminaron químicamente, dejando solo las tres capas de imágenes de tinte en la película final.

Inicialmente, Kodachrome solo estaba disponible como película de 16 mm para películas caseras, pero en 1936 también se introdujo como película de cine en casa de 8 mm y películas cortas de 35 mm para fotografía fija. En 1938, se introdujo una película en varios tamaños para fotógrafos profesionales, se realizaron algunos cambios para curar los problemas iniciales con colores inestables, y se instituyó un método de procesamiento algo simplificado.

Fotografía digital

fotografía a color

La fotografía digital tiene su aparición después de un período de transición centrado alrededor de 1995-2005, la película en color fue relegada a un nicho de mercado por la cámara digital de varios megapíxeles de bajo costo que pueden disparar tanto en monocromo como en color. La película sigue siendo la preferencia de algunos fotógrafos debido a su “aspecto” distintivo y su afición al formato.

Perspectivas de los artistas

Los fotógrafos diferían en opinión sobre la fotografía en color cuando se introdujo por primera vez. Algunos lo abrazaron completamente cuando estuvo disponible para el público a fines de la década de 1930, mientras que otros se mantuvieron escépticos sobre su relevancia en el arte de la fotografía.

Fans de color

Ferenc Berko, un fotógrafo clásico  que vivió durante el auge de la película en color, fue uno de los fotógrafos que reconoció de inmediato el potencial de la película en color. Él lo vio como una nueva forma de enmarcar el mundo; una forma de experimentar con los sujetos que fotografió y cómo transmitió la emoción en la fotografía.

John Hedgecoe, otro fotógrafo que vivió durante este período de tiempo, fue otro ejemplo de aquellos que preferían el color. Publicó un libro titulado The Art of Color Photography, en el que explicaba la importancia de comprender las “relaciones especiales y a menudo sutiles entre diferentes colores”. También describió el poder psicológico y emocional que el color puede tener en el espectador, ya que ciertos colores, argumenta, pueden hacer que las personas se sientan de cierta manera.

Jan Groover, una posmodernista destacada por su trabajo durante la década de 1970, usó el color extensamente en su trabajo.

Escépticos

Aunque la fotografía en color tenía sus seguidores, el blanco y negro seguía siendo la película más popular y respetada cuando salió el color por primera vez.

Harold Baquet, por ejemplo, un fotógrafo relativamente actual conocido como el mejor para documentar los derechos civiles de Nueva Orleans, no estaba interesado en el color. Prefería tomar fotos principalmente con película en blanco y negro. Cuando se le preguntó sobre su razonamiento para esta preferencia durante una entrevista, respondió: “Menos es más cosa”.

A veces el color distrae del sujeto esencial. A veces, solo la luz, la línea y la forma son suficientes, y te permiten explorar las cualidades esculturales de esa tercera dimensión, esa dimensión ilusoria de la profundidad. Y es divertido”. Esta aversión al color se debió principalmente al miedo a perder simplicidad en sus imágenes. Le preocupaba que el color le diese demasiado al ojo para captarlo.

Problemas de preservación

La experimentación con la creación de fotografías que reflejaban los colores de la vida real comenzó en la década de 1840. Cada proceso puede requerir diferentes métodos de preservación.

Los materiales fotográficos en color son impermanentes y son, por naturaleza, inestables. Las fotografías en color cromogénicas, por ejemplo, están compuestas por tintes orgánicos de color amarillo, magenta y cian, que se difuminan a diferentes velocidades. Incluso cuando está en almacenamiento oscuro y está encerrado en los materiales de archivo adecuados, el deterioro es inevitable. Sin embargo, cuando se le da el cuidado de preservación adecuado, el desvanecimiento, el cambio de color y la decoloración pueden retrasarse.

Factores

fotografía a color

Numerosos factores pueden deteriorarse e incluso destruir fotografías. Algunos ejemplos incluyen:

  • Alta temperatura y alta humedad relativa (HR)
  • Contaminación del aire y suciedad
  • Exposición a la luz
  • Amenazas biológicas como hongos e insectos
  • Productos químicos de procesamiento residual
  • Deterioro de la base y la emulsión
  • Manejo y uso
  • Almacenamiento y recintos incorrectos

Tres signos de edad que afectan la fotografía en color son:

  • El desvanecimiento oscuro ocurre independientemente de los procedimientos tomados para preservar una fotografía y es inevitable. Es instigado por la temperatura y la HR. Los tintes cian generalmente se desvanecerán más rápidamente, lo que hará que la imagen parezca demasiado roja.
  • El desvanecimiento de la luz se produce cuando los materiales están expuestos a la luz, p. mientras está en exhibición. La intensidad de la fuente de luz y los rayos ultravioleta (UV) afectarán la velocidad de cambio y la atenuación. Los tintes magenta se desvanecerán más rápidamente.
  • La tinción de resaltado se produce con papeles fotográficos de color más antiguos, y es un color amarillento del borde y resalta áreas de una fotografía.

Almacenamiento

En general, cuanto más frío sea el almacenamiento, más larga será la “vida” de las fotografías en color. La refrigeración sin escarcha, más comúnmente conocida como almacenamiento en frío (por debajo del punto de congelación) es una de las formas más efectivas para detener el desarrollo de daños a los materiales fotográficos en color.

  • La selección de este tipo de entorno de almacenamiento es costosa y requiere una capacitación especial para eliminar y devolver artículos.
  • Por lo tanto, el almacenamiento en frío (arriba del congelamiento) es más común y menos costoso, lo que requiere que la temperatura esté constantemente entre 10-15 ° C (50-59 ° F) con 30-40% de humedad relativa con especial atención al punto de rocío para eliminar preocupaciones por la condensación.
  • El almacenamiento general oscuro en cajas livianas y herméticas siempre se recomienda para artículos individuales. Cuando los materiales se exponen a la luz durante el manejo, uso o visualización, las fuentes de luz deben ser filtradas con luz ultravioleta y la intensidad debe mantenerse al mínimo.
  • En áreas de almacenamiento, se recomiendan 200-400 lux.

Almacenamiento recomendado

El uso de recintos es el método más fácil para preservar los materiales fotográficos de daños a través del manejo y la exposición a la luz. Todos los materiales de protección deben pasar la prueba de actividad fotográfica (PAT) tal como lo describe el Instituto Nacional de Estándares Americanos (ANSI) en la norma IT9.2-1988, y la Organización Internacional de Normalización (ISO) en la norma 18916: 2007 (E).

Fotografía – Materiales fotográficos procesados ​​- Prueba de actividad fotográfica para materiales del recinto. El PAT es una prueba de ciencias de archivo que determina qué tipo de gabinetes preservarán, prevendrán y / o prolongarán el deterioro durante el almacenamiento.

El uso recomendado de los gabinetes de archivo incluye que cada elemento tenga su propio gabinete y que cada gabinete tenga el tamaño apropiado. Los gabinetes de archivo pueden venir en dos formas diferentes: papel o plástico. Elegir cualquiera de las opciones tiene sus ventajas y desventajas.

Referencias

Pastor, Sanger. Catálogo Provisional de Aparatos y Materiales para la Fotografía en Color Natural: Proceso de Sanger Shepherd. Archive.org. Consultado el 26 de octubre de 2015.

 Hudson, Giles (2012). Sarah Angelina Acland: Primera Dama de Fotografía en Color. Oxford: Biblioteca Bodleian, Universidad de Oxford. ISBN 978 1 85124 372 3. Consultado el 16 de enero de 2013. Distribuido por The University of Chicago Press en los EE. UU.

 “1861: el mejor año de James Clerk Maxwell”. King’s College Londres. 3 de enero de 2017.

 “Desde el impermeable de Charles Mackintosh hasta la oveja Dolly: 43 innovaciones que Escocia le ha dado al mundo”. El independiente. 30 de diciembre de 2016.

 De Nobel Lectures, Physics 1901-1921, Elsevier Publishing Company, Amsterdam, 1967.

 Jacques Bintz, “Gabriel Lippmann 1845-1921”, en Gabriel Lippmann: Comisión por la sección de ciencias naturales, física y matemática del Instituto gran ducal de Luxemburgo del 150 aniversario del sabio en Luxemburgo, lauréat du prix Nobel en 1908 (Luxemburgo: Section des sciences naturelles, physiques et mathématiques de l’Institut grand-ducal de Luxembourg en colaboración con el Seminario de matemática y el Seminario de historia de las ciencias y de la medicina del centro universitario de Luxemburgo, 1997), Jean- Paul Pier y Jos. A. Massard: editores, Luxemburgo 1997. Consultado el 4 de diciembre de 2010.

 Maxwell, James Clerk (1855). “Experimentos sobre el color, según lo percibido por el ojo, con comentarios sobre daltonismo”. Transacciones de la Royal Society of Edinburgh. XXI parte II. Consultado el 14-07-2014.

 El progreso de la ciencia en el siglo XX: una revista trimestral de trabajo y pensamiento científico, Volumen 2. John Murray. 1908. p. 359. (Nota: en aparente deferencia a las primarias nombradas por Thomas Young, Maxwell llama la “violeta” primaria de longitud de onda corta en los párrafos relevantes de su artículo de 1855, aunque en realidad usó el azul en sus propios experimentos, que el documento también describe y en su demostración de 1861)

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso

TAMBIEN PODRIA GUSTARTE

Licda. En Comunicación Social, mención Comunicación y Desarrollo con 16 años en el ejercicio del periodismo, ahora Redactora Web Maracay- Venezuela

Deja un comentario