La Semiótica: Terminología, Historia, Formulaciones, comunicación Social

La semiótica también llamada estudios semióticos es el estudio de la creación de significado, el estudio del proceso de signos (semiosis) y la comunicación significativa. No debe confundirse con la tradición saussureana llamada semiología, que es un subconjunto de la semiótica.

La semiótica

Se caracteriza por un amplio estudios de los signos y procesos de signos, indicaciones, designaciones, semejanzas, analogías, alegorías, metonimia, metáforas, simbolismos, significados y comunicaciones. Explora el estudio de los signos y símbolos como una parte importante de las comunicaciones. Sin embargo, a diferencia de la lingüística, la semiótica también estudia los sistemas de signos no lingüísticos.

Con frecuencia se considera que tiene dimensiones antropológicas importantes; por ejemplo, el semiólogo y novelista italiano Humberto Eco propuso que cada fenómeno cultural se puede estudiar como comunicación.

Examinan áreas que también pertenecen a las ciencias de la vida, tales como cómo los organismos hacen predicciones sobre su nicho semiótico en el mundo y se adaptan a él (ver semiosis). En general, las teorías semióticas toman los signos o sistemas de signos como su objeto de estudio: la comunicación de información en organismos vivos está cubierta en biosemiótica (incluyendo zoosemiótica).

Terminología

El término deriva del griego σημειωτικός sēmeiōtikos, “observador de signos”  (de σημεῖον sēmeion, “un signo, una marca”) y fue utilizado por primera vez en inglés antes de 1676 por Henry Stubbes (deletéreos semióticos) en un sentido muy preciso para denotar la rama de la ciencia médica relacionada con la interpretación de los signos. John Locke utilizó el término sem (e) iotike en el libro cuatro, capítulo 21 de An Essay Concerning Human Understanding (1690). Aquí explica cómo la ciencia se puede dividir en tres partes:

Todo lo que puede caer dentro del alcance de la comprensión humana, ya sea, primero, la naturaleza de las cosas, como lo son en sí mismas, sus relaciones y su modo de operación: o, en segundo lugar, lo que el hombre mismo debería hacer, como un agente racional y voluntario, para la consecución de cualquier fin, especialmente la felicidad: o, en tercer lugar, las formas y los medios por los cuales el conocimiento de uno y otro de estos se alcanza y se comunica; Creo que la ciencia se puede dividir correctamente en estos tres géneros.

Locke, 1823/1963, p. 174

Locke luego se explaya sobre la naturaleza de esta tercera categoría, nombrándola Σημειωτική (Semeiotike) y explicándola como “la doctrina de los signos” en los siguientes términos:

Tampoco hay nada de lo que depender en Physick, pero un conocimiento exacto de la fisiología medicinal (basada en la observación, no en los principios), la semiótica, el método de curación y los medicamentos probados (no excogitados, no dominantes) .

– Locke, 1823/1963, 4.21.4, p. 175

En el siglo XIX, Charles Sanders Peirce define lo que él denomina “semiótica” (que a veces escrito como “semiótica”) como la “doctrina cuasi necesario, o formal de los signos”, que abstrae “lo que debe ser el carácter de todos los signos utilizado por una inteligencia capaz de aprender por experiencia “, [14] y que es una lógica filosófica que se persigue en términos de signos y procesos de signos. El académico Peirce y editor Max H. Fisch reivindicados en 1978 que “semiótica” era la propia representación preferida de Peirce de σημιωτική de Locke.

Charles W. Morris siguió a Peirce en el uso del término “semiótico” y en la extensión de la disciplina más allá de la comunicación humana para el aprendizaje animal y el uso de señales.

Historia

semiótica

La importancia de los signos y la significación ha sido reconocida a lo largo de gran parte de la historia de la filosofía, y en psicología también. Platón y Aristóteles exploraron la relación entre los signos y el mundo, y Agustín consideró la naturaleza del signo dentro de un sistema convencional. Estas teorías han tenido un efecto duradero en la filosofía occidental, especialmente a través de la filosofía escolástica.

Más recientemente, Humberto Eco, en su Semiótica y la Filosofía del lenguaje, ha argumentado que las teorías semióticas están implícitas en el trabajo de la mayoría de los pensadores principales, tal vez todos.

El estudio general de signos que comenzó en latín con Agustín culminó en latín con el Tractatus de Signis de 1632 de John Poinsot, y luego comenzó de nuevo en la modernidad tardía con el intento en 1867 por Charles Sanders Peirce de elaborar una “nueva lista de categorías” . Peirce pretendía basar su nueva lista directamente en la experiencia precisamente constituida por la acción de signos, en contraste con la lista de categorías de Aristóteles que pretendía articular en la experiencia la dimensión del ser que es independiente de la experiencia y cognoscible como tal, a través de la comprensión humana.

Los poderes estimativos de los animales interpretan el entorno como percibido para formar un “mundo significativo” de objetos, pero los objetos de este mundo o “Umwelt”, en el término de Jakob von Uexküll, consisten exclusivamente en objetos relacionados con el animal como deseable (+), indeseable (-) o “seguro de ignorar” (0).

En contraste con esto, el entendimiento humano agrega al animal “Umwelt” una relación de autoidentidad dentro de los objetos que transforma los objetos experimentados en cosas así como en objetos +, -, 0.

 Así, el mundo objetivo genéricamente animal como “Umwelt”, se convierte en un mundo objetivo específicamente humano o “Lebenswelt” (mundo de vida), en el que la comunicación lingüística, enraizada en el “Innenwelt” (mundo interior) biológicamente infradeterminado de los humanos, hace posible la dimensión adicional de la organización cultural dentro de la organización social de los animales no humanos, que de otro modo sería meramente social, cuyos poderes de observación pueden tratar únicamente con instancias directamente objetivas y en la caso del periodismo de la objetividad periodística.

Este punto adicional, que la cultura humana depende del lenguaje entendido primero no como comunicación, sino como el aspecto o característica biológicamente indeterminada del “Innenwelt” del animal humano, fue originalmente identificado claramente por Thomas A.

Sebeok. Sebeok también jugó un papel central en llevar el trabajo de Peirce al centro de la etapa semiótica en el siglo XX, primero con su expansión del uso humano de los signos (“antroposemiosis”) para incluir también el uso de signos genéricamente animal ( “zoösemiosis”), luego con su expansión adicional de semiosis (basada inicialmente en el trabajo de Martin Krampen, pero aprovechando el punto de Peirce de que un interpretante, como el tercer elemento dentro de una relación de signo, “no necesita ser mental “) para incluir el mundo vegetativo (” fitosemiosis “).

Peirce distingue entre el interpretante y el intérprete. El interpretante es la representación mental interna que media entre el objeto y su signo. El intérprete es el humano que está creando el interpretante. La noción de “interpretante” de Peirce abrió el camino para comprender una acción de signos más allá del reino de la vida animal (estudio de “fitoemiosis” + “zoösemiosis” + “anthroposemiosis” = biosemiótica), que fue su primer avance más allá de la semiótica de la Edad Latina. Otros teóricos tempranos en el campo de la semiótica incluyen a Charles W. Morris. Max Black argumentó que el trabajo de Bertrand Russell fue fundamental en el campo.

Formulaciones

En muchas culturas, los grifos de agua fría y caliente con codificación de colores son comunes, pero, como muestra este ejemplo, la codificación puede perder sentido debido al contexto. Los dos grifos (grifos) probablemente se vendieron como un conjunto codificado, pero el código no se puede usar (e ignorar), ya que hay un solo suministro de agua.

Los semióticos clasifican los signos o sistemas de signos en relación con la forma en que se transmiten (ver modalidad). Este proceso de llevar significado depende del uso de códigos que pueden ser los sonidos o letras individuales que los humanos usan para formar palabras, los movimientos corporales que hacen para mostrar actitud o emoción, o incluso algo tan general como la ropa que usan.

 Para acuñar una palabra para referirse a una cosa (ver palabras léxicas), la comunidad debe aceptar un significado simple (un significado denotativo) dentro de su lenguaje, pero esa palabra puede transmitir ese significado solo dentro de las estructuras y códigos gramaticales del lenguaje (ver sintaxis y semántica). Los códigos también representan los valores de la cultura y pueden agregar nuevos matices de connotación a cada aspecto de la vida.

La semiótica y la comunicación social

la semiótica

Para explicar la relación entre la semiótica y los estudios de comunicación, la comunicación se define como el proceso de transferencia de datos o significado de una fuente a un receptor. Por lo tanto, los teóricos de la comunicación construyen modelos basados ​​en códigos, medios y contextos para explicar la biología, la psicología y la mecánica involucradas. Ambas disciplinas reconocen que el proceso técnico no puede separarse del hecho de que el receptor debe decodificar los datos, es decir, ser capaz de distinguir los datos como salientes y darles sentido.

Esto implica que existe una superposición necesaria entre la semiótica y la comunicación. De hecho, muchos de los conceptos se comparten, aunque en cada campo el énfasis es diferente. El Mensaje y significados: una introducción a la semiótica, Marcel Danesi (1994) sugirió que las prioridades de los semióticos eran estudiar primero la significación y la segunda comunicación. Jean-Jacques Nattiez (1987: 1990: 16) ofrece una visión más extrema que, como musicólogo, considera que el estudio teórico de la comunicación es irrelevante para su aplicación de la semiótica.

La semiótica difiere de la lingüística en que generaliza la definición de un signo para abarcar signos en cualquier modalidad sensorial o media. Por lo tanto, amplía la gama de sistemas de signos y relaciones de signos, y amplía la definición de lenguaje en lo que equivale a su sentido más amplio analógico o metafórico. La definición de Peirce del término “semiótico” como el estudio de las características necesarias de los signos también tiene el efecto de distinguir la disciplina de la lingüística como el estudio de las características contingentes que las lenguas del mundo han adquirido en el curso de sus evoluciones.

Desde un punto de vista subjetivo, tal vez más difícil es la distinción entre la semiótica y la filosofía del lenguaje. En cierto sentido, la diferencia radica en tradiciones separadas en lugar de temas. Diferentes autores se han llamado a sí mismos “filósofo del lenguaje” o “semiótico”. Esta diferencia no coincide con la separación entre filosofía analítica y continental. En una mirada más cercana, se pueden encontrar algunas diferencias con respecto a los temas.

La filosofía del lenguaje presta más atención a los lenguajes naturales o a los idiomas en general, mientras que la semiótica está profundamente preocupada con la significación no lingüística. La filosofía del lenguaje también tiene conexiones con la lingüística, mientras que la semiótica puede parecer más cercana a algunas de las humanidades (incluida la teoría literaria) y a la antropología cultural.

Semiosis es el proceso que forma el significado de la aprehensión del mundo por parte de cualquier organismo a través de signos. Los eruditos que han hablado sobre la semiosis en sus subteorías de semiótica incluyen a C. S. Peirce, John Deely y Humberto Eco.

La semiótica cognitiva combina métodos y teorías desarrolladas en las disciplinas de métodos y teorías cognitivas desarrolladas en semiótica y humanidades, proporcionando nueva información a la significación humana y su manifestación en prácticas culturales. La investigación sobre semiótica cognitiva reúne semiótica de la lingüística, la ciencia cognitiva y disciplinas relacionadas en una plataforma metateórica común de conceptos, métodos y datos compartidos.

La semiótica cognitiva también puede verse como el estudio de la creación de significado al emplear e integrar métodos y teorías desarrolladas en las ciencias cognitivas. Esto implica análisis conceptuales y textuales, así como investigaciones experimentales. La semiótica cognitiva se desarrolló inicialmente en el Centro de Semiótica de la Universidad de Aarhus (Dinamarca), con una importante conexión con el Centro de Neurociencia Integrada Funcionalmente (CFIN) en el Hospital de Aarhus.

Semióticos notables

Charles Sanders Peirce (1839-1914), un destacado lógico que fundó el pragmatismo filosófico, definió la semiosis como un proceso irreductiblemente triádico en el que algo, como objeto, determina o influye lógicamente en algo como un signo para determinar o influenciar algo como interpretación o interpretante, en sí mismo un signo, lo que lleva a más interpretantes.

Los signos también entran en varios tipos de combinaciones significativas; Peirce cubrió tanto cuestiones semánticas como sintácticas en su gramática especulativa. Consideraba la semiótica formal como la lógica per se y parte de la filosofía; como también abarca el estudio de argumentos (hipotéticos, deductivos e inductivos) y los métodos de investigación, incluido el pragmatismo; y como aliado a, pero distinto de las matemáticas puras de la lógica. Además del pragmatismo, Peirce proporcionó una definición del término “signo” como:

“Un signo, o representante, es algo que representa a alguien para algo en algún aspecto o capacidad. Se dirige a alguien, es decir, crea en la mente de esa persona un signo equivalente. Ese signo que crea lo llamo el interpretante del primer signo. El signo representa algo, su objeto no en todos los aspectos, sino en referencia a una especie de idea”. Peirce llamó al signo un representamen, para resaltar el hecho de que un signo es algo que “representa” algo más para sugerirlo (es decir, “re-presentarlo”) de alguna manera. Para un resumen de las contribuciones de Peirce a la semiótica, ver Liszka (1996) o Atkin (2006).

la semiótica

Ferdinand de Saussure (1857-1913), el “padre” de la lingüística moderna, propuso una noción dualista de signos, relacionando el significante como la forma de la palabra o frase pronunciada, con el significado como concepto mental. Según Saussure, el signo es completamente arbitrario, es decir, no existe una conexión necesaria entre el signo y su significado. Esto lo diferencia de los filósofos anteriores, como Platón o los escolásticos, que pensaban que debe haber alguna conexión entre un significante y el objeto que significa.

En su Curso de Lingüística General, Saussure atribuye al lingüista estadounidense William Dwight Whitney (1827-1894) la insistencia en la naturaleza arbitraria del signo. La insistencia de Saussure en la arbitrariedad del signo también ha influido en filósofos y teóricos posteriores como Jacques Derrida, Roland Barthes y Jean Baudrillard. Ferdinand de Saussure acuñó el término semiología mientras enseñaba su famoso “Curso de Lingüística General” en la Universidad de Ginebra de 1906 a 1911.

Saussure postuló que ninguna palabra es inherentemente significativa. Más bien, una palabra es solo un “significante”, es decir, la representación de algo, y debe combinarse en el cerebro con el “significado”, o la cosa misma, para formar un “signo” imbuido de significado. Saussure creía que desmantelar los signos era una verdadera ciencia, ya que al hacerlo llegamos a una comprensión empírica de cómo los humanos sintetizan los estímulos físicos en palabras y otros conceptos abstractos.

Jakob von Uexküll (1864-1944) estudió los procesos de señal en animales. Utilizó la palabra alemana para “medio ambiente”, umwelt, para describir el mundo subjetivo del individuo, e inventó el concepto de círculo funcional (funktionskreis) como un modelo general de procesos de signos. En su Theory of Meaning (Bedeutungslehre, 1940), describió el enfoque semiótico de la biología, estableciendo así el campo que ahora se llama biosemiótica.

Valentin Voloshinov (1895-1936) fue un lingüista soviético-ruso, cuyo trabajo ha sido influyente en el campo de la teoría literaria y la teoría marxista de la ideología. Escrito a fines de la década de 1920 en la URSS, el marxismo y la filosofía del lenguaje de Voloshinov (tr: Marksizm i Filosofiya Yazyka) desarrolló una lingüística contra Saussurean, que situaba el uso del lenguaje en el proceso social en lugar de una langue saussureana completamente descontextualizada.

Louis Hjelmslev (1899-1965) desarrolló un enfoque formalista de las teorías estructuralistas de Saussure. Su obra más conocida es Prolegómenos a una Teoría del Lenguaje, que se expandió en el Currículum de la Teoría del Lenguaje, un desarrollo formal de la glosemática, su cálculo científico del lenguaje.

Charles W. Morris (1901-1979). En sus Fundamentos de la Teoría de los Signos de 1938, definió la semiótica como agrupada en tres ramas:

Semántica: relación entre los signos y las cosas a las que se refieren; su significado denotata, o significado

Sintaxis: relaciones entre signos entre estructuras formales

Pragmática: relación entre signos y agentes que usan signos o intérpretes

Aplicaciones actuales

Las aplicaciones de semiótica incluyen:

  • Representa una metodología para el análisis de “textos” independientemente del medio en el que se presenta. Para estos fines, “texto” es cualquier mensaje conservado en una forma cuya existencia es independiente tanto del emisor como del receptor;
  • Puede mejorar el diseño ergonómico en situaciones en las que es importante garantizar que los seres humanos puedan interactuar más eficazmente con sus entornos, ya sea a gran escala, como en la arquitectura, o en una escala pequeña, como la configuración de la instrumentación para uso humano.
  • En algunos países, su función se limita a la crítica literaria y una apreciación de los medios audiovisuales.
  • Este enfoque estrecho puede inhibir un estudio más general de las fuerzas sociales y políticas que dan forma a cómo se utilizan los diferentes medios y su estado dinámico dentro de la cultura moderna.
  • Las cuestiones del determinismo tecnológico en la elección de los medios y el diseño de estrategias de comunicación adquieren una nueva importancia en esta era de los medios de comunicación.

La publicación de la investigación se realiza en revistas dedicadas como Sign Systems Studies, establecida por Yuri Lotman y publicada por Tartu University Press; Semiotica, fundada por Thomas A. Sebeok y publicada por Mouton de Gruyter; Zeitschrift für Semiotik; Revista Europea de Semiótica; Versus (fundado y dirigido por Humberto Eco), et al.; The American Journal of Semiotics; y como artículos aceptados en publicaciones periódicas de otras disciplinas, especialmente revistas orientadas hacia la filosofía y la crítica cultural.

Marketing

El marketing es otra aplicación de la semiótica. Epure, Eisenstat y Dinu (2014) dijeron que “la semiótica permite la distinción práctica de la persuasión de la manipulación en la comunicación de marketing” (p. 592).

La semiótica se usa en mercadotecnia como un dispositivo persuasivo para influenciar a los compradores a cambiar sus actitudes y comportamientos en el mercado.

Dos formas en que Epure, Eisenstat y Dinu (2014) afirman que se usan semióticos son:

Superficie: los signos se usan para crear personalidad para el producto; la creatividad juega su papel principal en este nivel.

Subyacente: el significado oculto del texto, las imágenes, los sonidos, etc.

El análisis semiótico es utilizado por académicos e investigadores profesionales como un método para interpretar los significados detrás de los símbolos y cómo se crean los significados. A continuación se muestra un ejemplo de cómo se utiliza el análisis semiótico en un trabajo de investigación publicado en una revista académica: Educational Research and Reviews.

En 2016, Kibar Aktin (Sinop Üniversitesi, Turquía) presentó un estudio de investigación sobre “cómo los niños ficcionalizan el pasado al usar sus habilidades de imaginación en el proceso del pensamiento histórico” (Aktin, 2016). Los datos recopilados como parte de este proyecto incluyeron imágenes dibujadas por niños de edad preescolar que representan su recuerdo de una excursión a un museo histórico. Aktin usó la semiótica para analizar estos dibujos tratando de entender los diferentes aspectos de los dibujos y el significado detrás de los dibujos. Al hacer esto, el investigador y los dos expertos que lo asistieron buscaban el significado connotativo detrás de los símbolos presentados por los jóvenes estudiantes. Su análisis se dividió en tres secciones:

Análisis de significado de definiciones

 

El análisis del significado de la definición consiste en la propia interpretación y definición del investigador de los dibujos de los niños. Las imágenes en el dibujo están relacionadas con lo que el investigador cree que representan en el mundo literal.

El análisis del significado personal involucra al investigador sentado con el artista y discutiendo su interpretación de su dibujo. Al hacer esto, el investigador puede entender lo que los estudiantes intentaban expresar a través de sus dibujos.

Por último, Aktin usó el análisis de significado contextual para percibir el contexto detrás de las facetas de los dibujos para descifrar lo que se derivaba de la memoria de los niños y lo que era puramente imaginativo. Esto permite al investigador alcanzar su objetivo de comprender cómo los niños ficcionalizan el pasado al usar sus habilidades imaginativas.

La investigación de Semiótica de Marketing, basada en Connotaciones ha sido establecida en la investigación realizada por Pathak Gauri y Kazi Roshan en 2016. La investigación estudió si las connotaciones / contexto como elementos semióticos afectan los parámetros de construcción de marca como la conciencia de marca, los sentimientos de marca, la imagen de marca, la fiabilidad de marca Asociación de marca, preferencia de marca / vinculación y confianza de marca.

Han llegado a la conclusión de que el tipo de marca influye en los parámetros de creación de la marca en términos del elemento semiótico de marketing de las connotaciones. Sus recomendaciones establecen que es imperativo considerar las posibles connotaciones que surgirían a través de los mensajes de comunicación antes de lanzarlo / publicitarlo.

Sucursales

La semiótica ha surgido subcampos que incluyen, entre otros, los siguientes:

Biosemiótica

El estudio de los procesos semióticos en todos los niveles de la biología, o un estudio semiótico de los sistemas vivos (por ejemplo, Copenhagen-Tartu School).

Antropología semiótica

Semiótica cognitiva: el estudio de la creación de significado mediante el empleo y la integración de métodos y teorías desarrolladas en las ciencias cognitivas. Esto implica análisis conceptuales y textuales, así como investigaciones experimentales.

Semiótica computacional: intenta diseñar el proceso de semiosis, en el estudio y diseño de la interacción humano-computadora o imitar aspectos de la cognición humana a través de la inteligencia artificial y la representación del conocimiento. Ver también cybercognition.

Semiótica cultural y literaria: examina el mundo literario, los medios visuales, los medios de comunicación y la publicidad en el trabajo de escritores como Roland Barthes, Marcel Danesi y Yuri Lotman (por ejemplo, Tartu-Moscow Semiotic School).

Cibersemiótica: basada en dos enfoques interdisciplinarios ya generados: cibernética y teoría de sistemas incluyendo teoría de la información y ciencia, y semiótica peirceana que incluye fenomenología y aspectos pragmáticos de la lingüística, intenta hacer que los dos paradigmas interdisciplinarios vayan más allá de las ideas puramente constructivistas y mecanicistas unos a otros en un marco común Søren Brier.

Semiótica de diseño o semiótica de producto: el estudio del uso de signos en el diseño de productos físicos; presentado por Martin Krampen, uno, y en una versión orientada a los profesionales por Rune Monö mientras enseñaba diseño industrial en el Instituto de Diseño, Universidad de Umeå, Suecia.

La etnosemotica es una perspectiva disciplinaria que vincula los conceptos semióticos con los métodos etnográficos.

Semiótica fílmica: el estudio de los diversos códigos y signos de la película y cómo se entienden; ver a Christian Metz.

La semiología del canto gregoriano es una vía actual de investigación paleográfica en el canto gregoriano que está revisando la escuela de interpretación de Solesmes.

Derecho y semiótica: una de las publicaciones más destacadas en este campo es el International Journal for the Semiotics of Law, publicado por la Asociación Internacional para la Semiótica del Derecho.

La semiótica de mercadeo o semiótica comercial: es una aplicación de métodos semióticos y pensamiento semiótico en el análisis y desarrollo de publicidad y comunicaciones de marca en el contexto cultural.

La semiología de la música: “Hay argumentos fuertes de que la música habita un ámbito semiológico que, tanto en niveles ontogenéticos como filogenéticos, tiene prioridad de desarrollo sobre el lenguaje verbal”.

Semiótica de videos musicales

Semiótica organizativa: el estudio de los procesos semióticos en las organizaciones (con fuertes lazos con la semiótica computacional y la interacción humano-computadora).

Semiótica social: amplía el paisaje semiótico interpretable para incluir todos los códigos culturales, como el argot, la moda, los tatuajes y la publicidad (ver Roland Barthes, Michael Halliday, Bob Hodge, Chris William Martin y Christian Metz).

El estructuralismo y el postestructuralismo en la obra de Jacques Derrida, Michel Foucault, Louis Hjelmslev, Román Jakobson, Jacques Lacan, Claude Lévi-Strauss, Roland Barthes, etc.

Semiótica teatral: amplía o adapta la semiótica en el escenario; teóricos clave incluyen Keir Elam.

Semiótica urbana

Semiótica nuclear: investigación sobre los mensajes de advertencia de residuos nucleares a largo plazo destinados a impedir la intrusión humana en los depósitos de residuos nucleares en el futuro lejano, dentro o por encima del orden de magnitud de 10.000 años.

Semiótica visual: analiza los signos visuales prominentes fundadores modernos de esta rama son Groupe μ y Göran Sonesson (véase también retórica visual).

Semiótica de la fotografía

semiólogia

Semiótica pictórica

La semiótica pictórica está íntimamente relacionada con la historia y la teoría del arte. Sin embargo, va más allá de ambos al menos de una manera fundamental. Mientras que la historia del arte ha limitado su análisis visual a un pequeño número de imágenes que califican como “obras de arte”, la semiótica pictórica se enfoca en las propiedades de las imágenes en un sentido general, y en cómo las convenciones artísticas de las imágenes pueden interpretarse a través de códigos pictóricos.

Los códigos pictóricos son la forma en que los espectadores de las representaciones pictóricas parecen descifrar automáticamente las convenciones artísticas de las imágenes al estar inconscientemente familiarizadas con ellas.

Según Göran Sonesson, un semiótico sueco, las imágenes pueden analizarse mediante tres modelos:

Narrativo

  • Que se centra en la relación entre las imágenes y el tiempo de forma cronológica como en una tira cómica.

Retórico

  • Compara imágenes con diferentes dispositivos como en una metáfora.

Laokoon

  • Considera los límites y las limitaciones de las expresiones pictóricas mediante la comparación de medios textuales que utilizan el tiempo con medios visuales que utilizan el espacio.

La ruptura de la historia y la teoría del arte tradicional, así como de otras corrientes principales del análisis semiótico, deja abiertas una amplia variedad de posibilidades para la semiótica pictórica. Algunas influencias han sido extraídas del análisis fenomenológico, la psicología cognitiva, la lingüística estructuralista y cognitivista, y la antropología visual y la sociología.

Una de las muchas formas en que la semiótica pictórica ha cambiado ha sido mediante el uso de emojis en correos electrónicos, mensajes de texto u otras conversaciones en línea. Aunque no se ven como obras de arte, estas pequeñas imágenes de rostros felices, tristes, parpadeantes o incluso una imagen de caca sonriente, se han abierto paso en nuestra comunicación cotidiana a través de dispositivos digitales.

En los primeros avances de la tecnología móvil y la creciente utilización de tales dispositivos, muchos en la comunidad lingüística consideraron que se perderían las claves de comunicación vitales, como la importancia de las claves no verbales (Alshenqeeti, 2016). Otra preocupación es que con el alto uso de estos símbolos, se simplificaría en exceso nuestro lenguaje hasta donde se perdería la fuerza del idioma.

Sin embargo, otros han dicho que el uso de emojis en la conversación digital ha ayudado a dar más claridad a una conversación. Dado que la capacidad de leer las expresiones faciales de otra persona, las señales no verbales o el tono de voz no es posible en un mensaje mecanografiado, los emojis permiten que un comunicador transmita actitudes y emociones a su receptor de mensajes.

En cuanto a simplificar demasiado nuestro lenguaje, algunos han argumentado que tal vez nuestro lenguaje no se está simplificando, pero que las nuevas generaciones están revitalizando las primeras formas de semiótica como las pinturas rupestres o los jeroglíficos. A medida que la tecnología avanza, también lo hará el uso de emojis o posiblemente una forma más avanzada de símbolos pictóricos para usar en la comunicación digital.

Globalización

Los estudios han demostrado que la semiótica se puede utilizar para crear o romper una marca. Los códigos culturales influyen fuertemente en si a una población le gusta o no le gusta el marketing de una marca, especialmente a nivel internacional. Si la empresa desconoce los códigos de una cultura, corre el riesgo de fracasar en su comercialización. La globalización ha provocado el desarrollo de una cultura de consumo global donde los productos tienen asociaciones similares, ya sean positivas o negativas, en numerosos mercados.

Pandillas y graffiti

Los miembros de pandillas usan graffiti para marcar su territorio y advertir a los rivales. Graffiti es un gran ejemplo de semiótica y el uso de símbolos. Las fuerzas de tarea de la policía ahora están empezando a usar un sistema de programación llamado GARI, cargan imágenes de símbolos de pandillas que encuentran y les ayudan a descifrar el significado de los símbolos.

Los miembros de pandillas usan semiótica y símbolos por muchas razones diferentes, por ejemplo: graffiti sancionado por el gobierno del Departamento de Obras Públicas de la ciudad, en rojo, típicamente indica un edificio abandonado, o la estilizada SS representa South Side, una facción de la calle 18 pandilla con base en el sur de Indianápolis. Una pandilla rival roció Xs rojo sobre el trabajo como una señal de falta de respeto.

No es raro que aquellos que están fuera de la cultura de las pandillas juzguen el significado del graffiti y su conexión directa con la semiótica como completamente negativo. Este tipo de graffiti fue calificado como “Graffiti of Grief” en un artículo de Gabrielle Luber. Son una conmemoración del duelo; un “funeral” para aquellos que han muerto en las calles. Los murales a menudo son creados por miembros designados dentro de la pandilla y la obra de arte pretende “proporcionar destellos de sus vidas, posesiones, amigos y entornos, y trazar para nosotros las identidades de los amigos perdidos”.

Los símbolos utilizados en estos Los murales son intencionales y comunican significados significativos dentro de la cultura desarrollada. Es un arte, una expresión de respeto y lealtad. Es una lápida portátil y a menudo está en capas (pintada) con el próximo monumento a la muerte causado por la violencia callejera. Por derecho propio, es una línea de tiempo histórica, una genealogía del duelo, y se reescribe todos los días con la misma historia y un nuevo nombre.

La pobreza, el marginalismo, la supervivencia, la crisis perpetua, la vivienda inadecuada, la falta de habilidades laborales, la educación deficiente y las limitaciones y construcciones sociales seguirán promoviendo el consumo de vidas en las calles. El símbolo del dolor retratado en ciertos tipos de graffiti sugiere una profundidad de significado y un lugar o monumento mucho más allá de lo que el ojo puede ver. Para un extraño, puede interpretarse fácilmente sin compasión.

Instituciones principales

Una organización mundial de semióticos, la Asociación Internacional de Estudios Semióticos, y su revista Semiotica, se estableció en 1969. Los centros de investigación más grandes junto con el programa de enseñanza incluyen los departamentos de semiótica de la Universidad de Tartu, la Universidad de Aarhus y la Universidad de Bolonia.

Referencias

“Semiología vs. semiótica”.

 “La ciencia de la comunicación estudiada a través de la interpretación de signos y símbolos mientras operan en varios campos, especialmente el lenguaje”, Oxford English Dictionary (2003)

 Caesar, Michael (1999). Umberto Eco: Filosofía, Semiótica y el Trabajo de Ficción. Wiley-Blackwell. pag. 55. ISBN 978-0-7456-0850-1.

 σημειωτικός, Henry George Liddell, Robert Scott, Un léxico griego-inglés, sobre Perseo

 σημεῖον, Henry George Liddell, Robert Scott, Un léxico griego-inglés, sobre Perseo

 Stubbes, H., The Plus Ultra reducido a Non Plus … (Londres, Inglaterra, 1670), página 75: “… ni hay nada en lo que confiar en Physick, pero sí un conocimiento exacto de la fisiología medicinal (fundado en la observación, no en los principios), semióticos, método de curación y medicinas probadas (no excogitadas, no imperativas) … “

 “La rama de la ciencia médica relacionada con la interpretación de los síntomas”, Oxford English Dictionary (1989)

Compartir es sinónimo de bondad. Sé bondadoso

Licda. En Comunicación Social, mención Comunicación y Desarrollo con 16 años en el ejercicio del periodismo, ahora Redactora Web Maracay- Venezuela

Deja un comentario